viernes, 26 de septiembre de 2008

DURA REALIDAD

Nuestro amigo el actor mejicano Eduardo Verástegui nos remite este durísimo video sobre el aborto para que lo difundamos a través del blog. Les advierto desde el principio que es de lo más fuerte y duro que yo he visto en mi vida sobre este genocidio del siglo XX. Imágenes reales y crudas de restos de seres humanos asesinados durante, y después, de una "interrupción voluntaria del embarazo". Por eso se llama "dura realidad". Es muy impactante. Si usted ya está convencido de que el aborto es un crimen, mejor que no lo vea. Puede ahorrarse semejante mal trago. El vídeo puede herir fuertemente su sensibilidad. Muestra una violenta y cruel realidad que nadie quisiera nunca haber visto. Yo tampoco. Es casi pornográfico. Creo que está pensado para que lo visualicen todas esas personas que por desconocimiento, o incultura, defienden gratuitamente cuestiones como el derecho a decidir, la autonomía de la madre, las leyes de plazos y demás eufemismos aborteros. Un embarazo no deseado, en algunos casos, puede ser un drama, pero el aborto NUNCA debe ser la solución. Lo que nos remite Verástegui es un clip que se acaba de editar en los EEUU para informar a los votantes hispanos sobre el drama del aborto y denunciar la postura abortista que defiende el candidato presidencial demócrata Barack Obama. Algunos dirán que cómo se nos ocurre mostrar algo tan fuerte. En este caso creo que dar a conocer la realidad de una forma tan obscena puede salvar más de una vida y contribuir a cambiar la mentalidad abortista de nuestra sociedad occidental. La realidad supera, en mucho, a lo que se puedan imaginar. Por muy dolorosa, o incómoda, que sea la verdad no se puede obviar.

3 comentarios:

albert dijo...

Es muy fuerte el vídeo y claro que impresiona. Lo que me llama la atención es la rapidez que tuvieron para retirarlo de youtube; ahora ya está ahí para siempre.
Es un vídeo que puede hacer mucho bien a determinadas personas, por lo que voy a recomendarlo a muchos amig@s. Un saludo,
Albert

lahermanapequeñaja dijo...

Había entrado en el blog para enviaros "Dura realidad" y veo que ya esta ahí. Es cierto que inpresiona muchísimo y no me imagino a "madres gestantes", aunque sean "médicas", viéndolo; eso iba a comentaros, que si hay alguna persona firme en sus convicciones por la vida, puede ahorrarse el mal trago. Aunque puede ser muy útil en foros donde se discute de todo lo divino autoproclamándose ateos y de todo lo humano aceptando la muerte por aborto, por eutanasia en pro de no se que derechos.
En youtube se mantiene colgada una versión mas corta y sin las imágenes tan fuertes aunque mantiene todo el mensaje y las explicaciones de Verástegui -puede ser una opción-.
Puede ser muy útil e impactante en clases de bioética u otros ámbitos parecidos.
Con esto vamos a "pelear" este año y mucho.
Me imagino que anónimo estará de acuerdo con todo lo dicho.

Marisol Carpintero dijo...

Amigo Eduardo: vamos a decir, si te parece, una oración a Dios por los INOCENTES. Hoy, después de una Jornada intensa de trabajo, tras ver este vídeo, no tengo capacidad para pensar, ni para reflexionar, tampoco para meditar, solo deseo rezar, si quieres reza tú conmigo amigo, como cuando eramos pequeños ¿recuerdas?, nos decían que rezar era hablar con Dios, vamos a hacerlo, Verastegui.
"QUERIDO DIOS" te dimos el primer disgusto con Abel, lo mató su hermano, por envidia, y así, demasiado temprano hicimos polvo tu proyecto de Vida para el hombre. ¿Sería Dios mío porque caimos en la idolatría del saber, de saber más que Tú, de la idolatría de creer que podríamos hacernos "diosecillos" que manejasen los hilos de la vida que Tú nos ibas regalando? Empezamos matando a un hermano adulto, ahora lo hacemos mucho peor, hemos ido muy lejos, Te matamos cada día, millones de veces en los niños inocentes, en los niños indefensos, Tu Dios, pensaste para ellos en un proyecto de vida y el hombre lo transformó cruelmente en una sentencia de muerte. Primero con la disculpa de que un embrión no es nada ni nadie, ¿qué es pues? despues bajaron de categoría a los fetos, divididos en viables o no viables para cortar de cuajo, a lo bruto, a lo bestia, el futuro de su vida. Provocaron primero dolor silencioso, sufrimiento callado, gesto de queja escondido, y murieron, los mataron como a Ti, en una cruz escondida en un útero. Después bajaron de aquella cruz despedazados. El duelo de estos ninitos se acallará en los corazones de los mayores con pastillas tranquilizadoras a las que pedirán la paz, el sosiego que no tuvieron para cooperar contigo en la obra de la Vida. Padre Dios, Tu eres el que más sufres por todo esto que hacemos los hombres, las creaturas que salimos de tus manos. Tu lo sufres, y por eso enviaste a tu amado Hijo Nuestro Señor Jesucristo a una muerte de cruz para que redimiera todos nuestros pecados, sobre todo los más salvajes, como hiciera Herodes que, buscandote a Ti, mató a tantos niños inocentes. ¿Por qué Señor nos cebamos en los inocentes? ¿Por qué les negamos la vida desde el primer momento? ¿Por qué no somos capaces de percibir su fragilidad?
¡Señor, Padre nuestro, Padre de Amor, Padre de Misericordia. Como en otros tiempos, perdónanos, una vez más, no sabemos lo que hacemos.
En tu infinito amor y sabiduría, evita con tu gracia la muerte de más inocentes. ¡Libranos de los hombres que desde el poder promueven leyes en sombra de muerte!. En la certeza de que ellos, rotos sus cuerpecitos, pero vivas y unidas en Ti sus almas, contigo nos guiarán por los caminos de Tu Paz. Eduardo, los dos juntos, si te parece decimos AMEN. Dilo tú que lees esto con nosotros. ASI SEA. Padre Dios, AMEN.
Marisol Carpintero