miércoles, 12 de mayo de 2010

RAQUEL WELCH Y LA LIBERACIÓN SEXUAL

Con motivo del 50 aniversario de la legalización de la píldora anticonceptiva en Estados Unidos hemos podido leer un curioso artículo de la actriz Raquel Welch publicado en la página web de la CNN titulado: "It´s sex o'clock in America", algo así como "Son las sexo en punto en América". (Aquí en español). En él habla con bastante franqueza y sinceridad sobre las nefastas consecuencias que ha tenido para la mujer la mal llamada "Liberación sexual" de los años setenta: "Si hubiera tenido una actitud diferente sobre el sexo, la concepción y la responsabilidad las cosas hubiesen sido muy diferentes. El efecto más significativo y perdurable de la píldora en la actitudes sexuales femeninas en los sesenta fue: "ahora podemos tener sexo en el momento que queramos sin sus consecuencias. Aleluya, viva la fiesta". Pero la realidad es otra, la falta de inhibiciones sexuales, o como alguno lo llama, la «liberación sexual», eliminó la precaución y el discernimiento a la hora de elegir el compañero sexual, que solía ser el equivalente al compañero con el que compartir toda la vida. La falta de compromiso, confianza y lealtad en las parejas en edad fértil degenera en infidelidad". Y ya puestos a ser sinceros, y a pesar de haber fracasado en varios matrimonios, la guapa Welch hace una encendida defensa de la institución matrimonial: "Me avergüenza admitir que yo misma he estado casada cuatro veces, y sin embargo, estoy convencida de que el matrimonio es la piedra angular de la civilización, una institución esencial para la estabilidad de la sociedad, que proporciona un santuario a los niños y nos salva de la anarquía". Y por todo ello un interesante aviso a navegantes por parte de la bella Raquel: "En serio, si una anciana sex symbol como yo, agita bandera roja advirtiendo que las normas morales se han desplomado, deberíais caer en la cuenta de que la cosa está mal. De hecho, precisamente por la imagen sexy que he tenido es importante que os diga: ¡vamos chicas!, es hora de dejar de quejarnos. Somos capaces de hacerlo mucho mejor".