jueves, 27 de mayo de 2010

"DES HOMMES Y DES DIEUX": LOS MÁRTIRES DE TIBHIRINE

La película sobre siete monjes cistercienses franceses asesinados en Argelia en 1996 "Des hommes y des dieux" (Hombres y dioses) de Xavier Beauvois ha recibido el Gran Premio del Jurado de Cannes de la 63ª edición del festival de cine. Narra los tres últimos años de vida de los monjes del monasterio de Nuestra Señora del Atlas en Tibhirine. Una noche un comando armado irrumpió en el monasterio y secuestró a los siete trapenses de nacionalidad francesa. Un mes después, reivindicaba el acto criminal el jefe de los Grupos Islámicos Armados(GIA), Djamel Zitouni, en un comunicado en el que proponía a Francia un intercambio de prisioneros. Al mes siguiente, un segundo comunicado de los GIA anunciaba sus muertes: “Les hemos cortado las gargantas a los monjes”. Nueve días después fueron hallados sus cuerpos. El prior trapense Christian de Chergé dejó plasmada su fe y amor a Cristo y a su Iglesia en una carta conocida como su “testamento espiritual". El escrito dice: “si un día me aconteciera --y podría ser hoy-- ser víctima del terrorismo que actualmente parece querer alcanzar a todos los extranjeros que viven en Argelia, quisiera que mi comunidad, mi Iglesia, mi familia, recordaran que mi vida ha sido donada a Dios y a este país. Quiero que acepten que el único Señor de todas las vidas no podría permanecer ajeno a esta muerte brutal. Pido oraciones por mi y la capacidad para asociar esta muerte a muchas otras, igualmente violentas, abandonadas a la indiferencia y el anonimato. Al llegar el momento, querría poder tener ese instante de lucidez que me permita pedir perdón a Dios y a mis hermanos en la humanidad, perdonando al mismo tiempo, de todo corazón, a quien me hubiere golpeado. Si Dios quiere podré, pues, sumergir mi mirada en la del Padre para contemplar junto a Él a sus hijos del Islam, así como Él los ve, iluminados todos por la gloria de Cristo, fruto de su Pasión, colmados por el don del Espíritu, cuyo gozo secreto será siempre el de establecer la comunión y restablecer la semejanza, jugando con las diferencias”.

2 comentarios:

MARISELA dijo...

Ojalá todos pudiésemos llegar a esa convicción de perdonar sin reservas!!!!!!!
Por eso hay santos: son hombres que Dios coloca en el lugar donde podríamos estar cualquiera de nosotros, pero que ellos saben convertir en Amor y sólo Amos.
Buen día nos de Dios.

Iliana dijo...

El resumen de su testamento está sesgado. También habla de su amor y respeto por los musulmanes y pide que no se condene a todos los argelinos por lo que han hecho unos pocos. Además, llama a su asesino "mi amigo de mis últimos momentos". Christian de Chergé era un hombre de paz, amor y UNIÓN. Dedicó su vida y la ofrendó para que cristianos y musulmanes pudieran vivir en paz. No se merece que se elijan pasajes de su carta para ilustrar sólo su amor por la iglesia porque ese no esa no es la esencia de su mensaje. Es una lástima que quienes han publicado este resumen no hayan entendido el mensaje.