jueves, 5 de marzo de 2009

SERVICIO, MEJORA Y VALORES

Una de las lectoras habituales de este blog, la doctora en farmacia y experta en bioética, Rosa María Simó, acaba de ingresar, con todo merecimiento, en la Real Academia de Medicina de Asturias. Es la segunda vez en la historia que una farmaceútica recibe tan alto honor en una institución presidida en su inmensa mayoría por médicos. Una brillante trayectoria académica, docente, personal y profesional, sin duda, así lo respalda. Con este motivo le han hecho una interesante entrevista en El Comercio de Gijón y, respondiendo con un sentido común poco habitual para los tiempos que corren, ha hablado del reto más urgente que debe afrontar nuestra maltrecha sociedad y con el que coincidimos plenamente: Recuperar la moral: "La moral es el hábito bueno de actuación y tenemos que recuperar eso . Habrá que empezar por los puntos más álgidos que es donde más se necesita. En el mundo de la sanidad, en el mundo de la educación y en el mundo de las ideas. Mientras en estos mundos no se tengan las ideas claras de servicio, de mejora y de valores, seguiremos encontrándonos con los mismos problemas, las mismas propuestas y las mismas realidades". Servicio, mejora y valores transformando la sanidad, la educación y las ideas. Todo ello sin olvidarnos de la necesaria formación de las personas. Sin duda una buena y edificante propuesta. Nuestra más sincera enhorabuena.

2 comentarios:

MARISELA dijo...

Mi enhorabuena a esta profesional, se evidencia su buen hacer en esa frese. Hay que mejorar desde la base y la base de un país está en sus intelectuales, médicos, maestros, en la moral conque trabajen y vean la vida.Cada vez hay más gente comprometida y dándose cuenta de que la sociedad está ciega, sólo ve lo material y pasa por alto que, lo que se le deje hacer hoy mal a los jóvenes, es con lo que tendremos que lidiar en el futuro. Saludos y bendiciones.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Los merecimientos para la Sra. Simó, merced a su currículum profesional, son más que claros. Concuerdo con ella en que se debe de recuperar la moral pero no para imponerla a otros según creencias particulares...sino que para humanizar el ejercicio de la Medicina, sin tanta distancia profesional.

Saludos afectuosos, de corazón.