lunes, 9 de marzo de 2009

AQUÍ NO SOBRA NADIE

Ante la barbaridad que va a perpetrar próximamente el gobierno español con la modificación inminente de la ley del aborto creo que hace falta que cada uno, desde su pequeña parcela, exprese con argumentos sólidos y eficaces su más profunda disconformidad. Por lo menos para que quede claro en un futuro que no toda la adormecida sociedad se mostró favorable a semejante aberración. Hace unas semanas tuve la oportunidad de asistir a una interesante conferencia que pronuncio el obispo auxiliar de Bilbao, Mario Iceta, que entre otras muchas cosas es doctor en Medicina y Cirugía, bajo el sugerente título de "Acoger la Vida". Desde el punto de vista médico, y en un tono absolutamente en positivo, el prelado defendía la dignidad y el potencial de las sociedades que apuestan decididamente por acoger la vida en todas sus formas y estadios. En un momento de la intervención, refiriéndose a la escalofriante cifra de 112.000 abortos en 2007 en nuestro país, afirmó que todos esos ciudadanos que no han nacido en España por culpa del aborto no nos sobran y nos hacen mucha falta. Que a estas alturas de la partida no nos podemos permitir el lujo de prescindir de nadie. Que todos son necesarios, queridos y bienvenidos. Una civilización que está envejeciendo a marchas forzadas necesita recambio generacional, nuevas personas que nos ayuden a cambiar el curso de la historia y más ciudadanos que nos enseñen a amar de verdad a los demás. Aquí no sobra nadie. Nos hacen falta muchas manos más.

2 comentarios:

Marisol C. dijo...

Amigo Gaudencio, cada vez que me enfrento, como muchos cristianos y personas de buena voluntad, a las realidades sociales que se suceden con tanta rapidez, recuerdo el último libro de Juan Pablo II "Memoria e identidad" en el que habla con tanto sentimiento de las "ideologías del mal". El dice: "He tenido la oportunidad de experimentar personalmente las "ideologías del mal. Es algo que nunca se borra de la memoria... Después de la caida de los sistemas construidos sobre las ideologías del mal, cesaron de hecho en esos paises las formas de exterminio apenas citadas. No obstante se mantiene aún la destrución legal de vidas humanas concebidas, antes de su nacimiento. Y en este caso se trata de un exterminio decidido incluso por parlamentos elegidos democráticamente, en los cuales se invoca el progreso civil de la sociedad y de la humanidad entera... ¿Por qué ocurre todo esto? ¿Cuál es la raiz de estas ideologías postilustradas?. La respuesta en realidad es sencilla: simplemente porque se rechazó a Dios como Creador, y por ende, como fundamento para determinar lo que es bueno y lo que es malo..."
Hasta aquí el Papa Wojtyla. ¿Por qué no nos duele el alma cuando un hombre mata conscientemente a otro hombre? ¿Qué cáncer del espíritu es capaz de matar nuestros sentimientos más nobles que nos hagan defensores de la vida de un semejante? ¿Cuántos Zapateros y Vivianas hay dispuestos a "acompañar" con dignidad a los niños que estaban destinados a la VIDA?... El límite al mal es la Misericordia de Dios.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

¿Y quién afirma que toda la sociedad española está a favor del aborto? Desde mi rincón del Mundo he podido ver cómo la Iglesia Católica ha convocado a marchas multitudinarias donde ha expresado su parecer y el de sus fieles...¿se les ha censurado, acaso?

Si el aborto fuera ilegal, ¿crees que esa cantidad de abortos que señalas disminuiría? Posiblemente no...y es más, las vidas de las madres estarían en riesgo ante condiciones insalubres.

Y, como hace Marisol, al tomar partido político ante las iniciativas del Gobierno, se tergiversa y se politiza lo que debe de ser una doctrina y enseñanza para todos, no importando el color de la bandera.

Saludos afectuosos, de corazón.