jueves, 19 de febrero de 2009

MICKEY ROURKE: EL LUCHADOR

A Hollywood siempre le han seducido las películas que narran la capacidad de redención del ser humano. En "The Wrestler" (El luchador), según nos cuentan, el milagro redentor se ha obrado dentro y fuera de la gran pantalla con su actor principal Mickey Rourke. El film narra la historia de un luchador profesional de la década de los 80 que, tras sufrir un ataque al corazón durante un combate, decide reconstruir su vida. Sin embargo, surgirá una revancha con su eterno rival, oportunidad que no podrá rechazar, y que le llevará a arriesgar su propia vida. Una historia muy en paralelo con la biografía del chico malo del cine americano: boxeador, de fuerte carácter, jugador, mujeriego, descreído, motorista, bebedor, lenguaraz... que parece haber resurgido de sus cenizas con esta magistral interpretación dramática que ya le ha valido un globo de oro como mejor actor y la nominación al óscar en esta categoría. La capacidad de "volver a empezar" y de "redimirse" es un concepto muy propio de la cosmovisión cristiana y por ello no es extraño que Rourke haya afirmado que su fe católica “es la razón de su redención”. Recientemente aseguraba en una entrevista que su compromiso con la Fe es el que le ha salvado de caer nuevamente en su “antiguo y caótico estilo de vida”. Las historias redentoras nos atraen y gustan porque reflejan el anhelo esperanzador que barruntamos todos en nuestro interior cuando caemos y sentimos la necesidad ser salvados. El ser humano está llamado a vivir desde esta perspectiva épica de la vida. Por todo ello uno de los principales atractivos de la película, que se estrena en España este viernes, es el interesante paralelismo del protagonista con la vida de Rourke y, posiblemente, en algún momento de la existencia, con la de cualquiera de nosotros. El trailer se puede ver aquí y tiene una magnífica BSO en la que participa hasta el gran Bruce Springsteen.

2 comentarios:

Tras las Raices del Saber dijo...

La vida , nos ha sido dada justamente, para que a lo largo de ella nos demos la oportunidad de descubrirnos y sobretodo descubrir que siempre hay un camino, una vía que seguir y que si por una serie de circunstancias, erramos, tenemos siempre la ´posibilidad de retomar el camino correcto.
Me ha gustado tu blog, te felicito de verdad y te animo a seguir adelante. Dios te bendiga
Marco.

jale dijo...

Una de las tantas cosas maravillosas de esta vida es, desde mi perspectiva, esa posibilidad, siempre latente, de cambiar, de resurgir; de equivocarnos, reincidir y levantarnos y alterar una vez más el curso de nuestras vidas acorde a nuestros objetivos, deseos y esperanzas...; (¿qué es sino la libertad?)
Todo, claro está, con un límite seguro e infalible que pone precio a tales idas y venidas... la muerte,, y así es como todo vale la pena! ¿no? :D

saludos!