sábado, 21 de febrero de 2009

AMNISTIA PSICOLÓGICA DEL ABORTO

En Europa hoy en día nadie con un mínimo de seriedad se atrevería a negar que el aborto es una auténtica barbaridad y un fracaso social. El avance de la técnica y los descubrimientos científicos han ido poniendo de relieve, año a año, la verdadera y cruda realidad que supone la mal llamada "interrupción voluntaria del embarazo" para la vida humana y la convivencia entre las personas. A pesar de todo ello, a algunos nos parece increíble que haya gente que todavía hoy esté a favor de esta aberración y, más aún, que defienda modificaciones legislativas encaminadas a despenalizarla definitivamente. Es evidente que la retahíla de eufemismos y argumentaciones débiles que acompañan el discurso proabortista se viene abajo con la sola imagen de un feto de pocas semanas descuartizado encima de la mesa o el testimonio arrepentido y sincero de alguna mujer que haya pasado por una experiencia tan terrible. Y eso, en parte gracias a internet, hoy en día está al alcance de cualquiera que quiera abordar la problemática con un poco de honestidad y seriedad intelectual. Muchas veces he tratado de ponerme en el lugar de los que defienden el aborto, e intentar entender así sus argumentaciones, pero, créanme, que no lo he conseguido del todo. siempre he pensado que tiene que haber algo oculto o que se me escapa. La columna de este sábado en el ABC del siempre valioso Juan Manuel de Prada me ha dado alguna pista para entenderlo mejor. El escritor zamorano asegura que desde que se aprobó la ley en España, en nuestro país han abortado cientos de miles de mujeres que, a su vez, han generado entornos de comprensión, aprobación y solidaridad a su alrededor. Constituyen ya una mayoría social sobre la que gravita el peso de la culpa. Todos ellos están necesitados de una cierta amnistia psicológica que los redima. Y ésta, al margen de cortinas de humo anticrisis, sí constituye una verdadera razón electoralista para abordar el tema de esta forma: "Y lo que se pretende con esta despenalización del aborto es, precisamente, lavar ese peso de la culpa -o de la mera inquietud o escrúpulo de conciencia-, mediante una suerte de «amnistía psicológica». Así, nuestros gobernantes aparecerán ante esa mayoría social como quienes lavaron su conciencia de escrúpulos morales; y esa mayoría social, aliviada, se lo agradecerá en las urnas". Interesante clave, sin duda, para entender un poco mejor la barbaridad que se va a perpetrar dentro de muy pocos días en España.

6 comentarios:

FOTELIAS dijo...

Te agradezco tu visita y decirte tengo que tienes un blog lleno de VIDA y ESPERANZA en un mundo de oscuridades,en donde hay que ir con la VERDAD por delante de las mentiras... PERDER EL MIEDO.
Como decía nuestro querido Papa Juan Pablo II: "No tengais miedo de seguir a JESUCRISTO".
Gracias y que Dios te bendiga.
FOTELIAS.

MARISELA dijo...

Vengo a quedarme en este blog, he visto que no tienes miedo a decir las verdades que nos golpean y que escribes muy bien.
Te comento:me agrada especialmente lo que has escrito de Bono, pues yo siempre le he tenido por un progre-revolucionario-apoyador de causas antisistema-apoyador de revolucion cubana, y muchos etcéteras, y me agrada saber que el hombre tiene mas dentro de sí. Lo que escribió de los salmos es magnífico.
Y me alegro por el actor Mike Rourke,pues siempre me pareció que era una persona perdida, que no encontraba sentido a su vida. Rezo para que el Señor siga apoyándole y dádole más fe.
Te he puesto como enlace, pues creo que muchos te visitarán.
Saludos y bendiciones.

amor y libertad dijo...

¿te das cuenta de lo mucho que tiene que ver tu post con la explicación que das arriba del título del blog? un abrazo

s

Marisol C. dijo...

El demonio sedujo a la mujer "come del fruto, seréis como dioses". El demonio metió en el corazón de Caín la envidia porque su hermano Abel amaba y ofrecía lo mejor a Dios. El demonio puso en la cabeza de los hombres en Senaar construir una torre que llegase al cielo... Y así, la historia de la Salvación, la historia del Pueblo de Dios, la historia de la Iglesia, siempre tiene el peligro de la presencia seductora del maligno que enturbia la mente del hombre y mancha de malos sentimientos su corazón. El hombre obliga a Dios a preguntar una y otra vez "¿dónde está tu hermano? ¿qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano grita de la tierra hasta mí..." (Gn 4,9-10 ss) No puede haber nunca ningún argumento que pueda justificar al hombre delante de Dios, cuando de nuevo Abel vuelve a matar a su hermano porque es inocente, porque es débil, porque es anciano, porque es enfermo.
El aborto es de nuevo la muerte de Abel, quienes lo practican, quienes lo desean, quieren vaciar de contenido la vida que el hombre ha recibido de Dios.
No son solo votos que no cuentan, hay algo mucho peor, hay algo más profundo, la presencia del maligno sigue amenazando al hombre.
En tres días vamos a iniciar la cuaresma en la que Jesús nos ha enseñado cómo vencer las tentaciones del diablo: "No sólo de pan vive el hombre... Al Señor tu Dios adorarás y a Él sólo darás culto...No tentarás al Señor tu Dios..." (Lc 4, 1-13)

Aragon Liberal dijo...

Enhorabuena por este blog.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Comienzo a ponerme al día contigo, Gaudencio...

Creo que llegar al aborto es un fracaso social, pero en vez de atacar la consecuencia se debiese de concentrar el esfuerzo en las causas del aborto.

En mi último escrito he tratado de fijar mi posición personal (no por ello deseo imponerla) acerca del aborto...en condiciones muy extremas debe de ser la última razón y bajo parámetros estrictamente médicos.

Entiendo que en España hay una gran polémica porque se busca ampliar el radio de acción del aborto...y es sano que exista debate en ese sentido.

Creo, en lo personal, que un Estado debe de legislar para todas las personas, creyentes o no, católicos o no; si entramos a la consideración de que las leyes tienen que meterse en esos asuntos es que las doctrinas no han sido del todo bien enseñadas como debiesen.

Saludos afectuosos, de corazón.