martes, 10 de febrero de 2009

LOS ÁNGELES DE ELUANA ENGLARO

Eluana Englaro, finalmente, ha muerto. Esta mañana después de rezar una oración por su alma me he acordado de las que durante quince años han sido sus ángeles custodios. Esas monjas de la clínica Beato Luigi Talamoni de Lecco que habían pedido sin éxito poder seguir estando cerca de la joven italiana en estado vegetativo para cuidarla. Estaban dispuestas a hacerlo de por vida y sin pedir nada a cambio. Así de hermosas sonaban sus palabras en mitad de la mezquina jauría político-mediática: "Si hay quien la considera muerta, que deje que Eluana permanezca con nosotras, que la sentimos viva. No pedimos nada a cambio, sólo el silencio y la libertad de amar y seguir dándonos a quien es débil, pequeño y pobre. El amor y la dedicación por Eluana y por todos aquellos que se confían a nuestros cuidados nos llevan a invocar al Señor Jesús para que la esperanza prevalezca también en esta hora difícil, en la que esperar parece imposible. Nuestra esperanza es que no se procure la muerte de hambre y de sed a Eluana ni a quien está en sus mismas condiciones. Por eso, una vez más, afirmamos nuestra disponibilidad para seguir sirviendo a Eluana, hoy y en el futuro". Palabras de amor, servicio, entrega y esperanza que simbolizan, mucho mejor que la caricatura fundamentalista y retrógrada esbozada unánimemente por la prensa española, la postura de los que siempre defendimos el derecho de Eluana a tener una digna vida. Impresiona el testimonio de Sor Rosangela. Uno de esos ángeles que se encargó durante todo este tiempo de cuidarla. Descansa ya en paz, Eluana y no te olvides de cuidar tú ahora de ellas.

8 comentarios:

POKENON dijo...

Tengo una hija como Eluana

Sr. Director:

Tengo una hija que no habla y no reconoce a nadie de nuestra familia. Se hace constantemente sus necesidades encima y hay que limpiarla. Llora, emite sonidos sin sentido y tenemos que alimentarla cada tres o cuatro horas a lo sumo porque podría deshidratarse y morir. Las noches son muy duras y mi mujer y yo estamos agotados. Su estado es tan dependiente que a mi mujer le han dado la baja en el trabajo para cuidarla.

Mi hija tiene un mes de vida, pero no por eso dejamos de amarla y ayudarle a abrirse camino en esta vida. Lo hacemos ahora y lo haremos siempre, incluso si por algún nefasto motivo -Dios no lo quiera- vuelve a este estado dentro de unos años. Porque a pesar de su dependencia y necesidad, sigue siendo un ser humano, sigue siendo nuestra hija, sigue mereciendo todo el amor y la ternura del mundo.

Tengo una hija como Eluana, pero yo no la dejaré morir de hambre o sed, y si en mi mano estuviera, intentaría hacer ver, a todos los padres que se lo plantean, lo inhumano que supone dejar de amar a un hijo hasta producirle la muerte.

Josema Visiers Lecanda

Marisa dijo...

Perdonen la comparación, pero si Eluana hubiera sido un animal de una especie en peligro de extinción se hubiera hecho lo indecible por salvar su vida....Es verdad, no se puede comparar: Eluana es, "simplemente", una persona, única e irrepetible y nada han dejado hacer a quien quería simplemente cuidarle en vida. Descanse en paz.

Anónimo dijo...

Este caso es además un dramático ejemplo de la hipocresía que triunfa en este tema. No se ha querido evitar el dolor de Eluana, si no el sufrimiento de los que han querido matarle, que ni siquiera han aceptado que otras personas cuidaran desinteresadamente de ella. Puedo entender su cansacio y su dolor ante esta situación, sólo espero y deseo que el sufrimiento no sea mayor ahora. Seguro que Eluana desde el cielo les ayudará.Un abrazo Gaudencio!

Marisol C. dijo...

Yo tambien he pasado todo este día con Eluana en mi mente, pero sobre todo en mi corazón. Me ha consolado en parte la carta de Pokemon. ¿Por qué digo en parte? Porque en esta "mezquina jauría político-mediática" existe una enfermedad grave, la esquizofrenia. Porque, si Pokemon abandonase a su hijita, no la diera de comer ni de beber, y entrase en una unidad de Urgencias de cualquier Hospital, el pediatra de guardia denunciaría por abandono a los padres, y podríamos llegar, en las consecuencias de la denuncia hasta la retirada de la custodia de la niña. Sin embargo, si unos meses antes, Pokemon y su querida esposa hubieran decidido abortar a esa niña, protejerían su decisión desde la ley. Y si de casualidad, esta niña, como Eluana, llegase a sufrir una situación de enfermedad que le llevase al coma o estado vegetativo, apoyarían sin duda a Pokemon y a su esposa para procurar a su hija una muerte digna.
¿Se puede vivir en una sociedad tan enferma? ¿Por qué sucede todo esto sin que nos demos cuenta y traguemos sapos y culebras y no nos atragantemos? ¿Sólo vale que decida la mayoría?
Pokemon uno, Gaudencio dos, yo tres... tú, tú, y tú, estoy segura, hay mucha gente subida al carro de la Vida, al carro del Amor, de la Entrega, del Cuidado. Estamos inmersos, es verdad, en esa jauría en la que nos ha tocado vivir, pero agradecidos de ayudarnos y animados a seguir defendiendo la dignidad de la persona humana, independientemente de sus capacidades, con ternura, con cuidado, porque somos hijos del Dios de la Vida entregada hasta el límite del Amor. Hasta la muerte.

Pepe dijo...

El Presidente de la Federación Internacional de Asociaciones de Médicos Católicos, Simón Castellví, emitió ayer una declaración oficial sobre el caso de Eluana Englaro, afirmando que "ni como médicos, ni como cristianos, ni como personas podemos aceptar lo que le han hecho a Eluana. Nunca se puede dejar sin comida a un ser humano. Eluana estaba viva y la han matado". Tras precisar luego que "Eluana respiraba, comía, deglutía, sonreía; y ahora ya no se encuentra en el mundo de los vivos", el texto recuerda que "Eluana era una chica que necesitaba agua, aire, alimentos, higiene, cariño. Cariño le han dado las monjas que la cuidaban, cariño le ha dado su madre, cariño le han dado tantos y tantos italianos de bien".

victoria luque dijo...

Vivimos en una cultura que ha llegado a tal grado de perversión, que ya no se distingue donde está el bien, y donde el mal. Y se confunden los papeles.
Y si hay alguien que sale en defensa del débil, se le condena por no procurarle una muerte "digna".
Señor, ten misericordia de todos nosotros, y no nos tengas en cuenta el mal.

victoria luque dijo...

Se me olvidaba decirte... te enlazo. Un saludo.

Jota Efe dijo...

¡Gracias por el post! ¡Gracias por el blog!Hay que seguir sembrando...