martes, 22 de abril de 2008

RENACUAJO

Por fin, después de 12 semanas de árdua y ansiosa espera, hoy hemos podido ver tu incipiente cuerpecito. Allí estabas. Más nervioso que nosotros, inquieto, sin parar de moverte y con ganas de saludar al personal. Hemos comprobado que ya tienes piernas, brazos, un importante cabezón y que el corazón te late a toda pastilla. La verdad es que la creación, el ser humano, la biología y el misterio de la vida es algo demasiado impactante y maravilloso como para despacharlo con un post gratuito y traicionero como éste, pero me apetecía dejar constancia de esta fecha histórica en nuestras vidas. A tu madre y a mi nos hubiera gustado haber invitado a un café en la cafetería del hospital al ginecólogo y a la enfermera para charlar en privado, contigo, en la consulta, más tranquilamente. No ha podido ser así. Cosas de la Seguridad Social que cada vez es más social y menos segura. En los grandes momentos de la vida la emoción y la escenografía cinematográfica no siempre acompañan con el mismo entusiasmo. A pesar de ello me ha gustado el contraste que había con tan sólo un tabique de separación. A las puertas de la consulta se respiraba mucha enfermedad, ancianidad, tristeza y pasado. Dentro, sobre todo en el rostro de tu madre, había mucha vida, maternidad, esperanza y futuro. Ahora, al verte en esta eco tan repanchingado y en tu salsa amniótica, me haces bastante gracia. Me caes hasta simpático, hij@ mío. Supongo que tendremos oportunidad de ir carteándonos y conociéndonos conforme avancen las ecografías y nos vayamos viendo las caras. Definitivamente los grandes milagros suceden a pesar de nuestras enormes torpezas y miserias. Doy muchas gracias a Dios por tu existencia. Es un gran don y misterio que me acongoja hasta el infinito. No te lo puedes ni imaginar. Pensar que, a pesar de toda nuestra torpeza y limitación, somos capaces de participar, con nuestra entrega y donación gratuita, del poder amoroso del Creador y engendrar vida y esperanza, conmueve al más torpe y zote de la especie humana. Bienvenido a la vida, renacuajo, bienvenido seas al amor.

5 comentarios:

MARISELA dijo...

GLUPS! NO SABÍA QUE ESTABÁIS ESPERANDO UN BEBÉ. ENHORABUENA!!!!!

Anónimo dijo...

enhorabuena Eleuterio, no nos podias defraudar!!!! Jatx

Anónimo dijo...

Realmente es algo maravilloso! seguiremos como hasta ahora, pidiendo y dando gracias, y cuidando de los dos...
BSL

Marciana dijo...

La vida es un milagro que solo entienden plenamente los humildes. Colaborar, agradecer, cuidar.... amar.
Hay quien se cree dueño absoluto, y en su orgullo no entiende nada. Puede llegar a renunciar al milagro, al renacuajo. Que horrible.
Ahora a agradecer a Dios que nos deje participar en esto tan grande, y rezar, rezar, rezar.
Uahuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!!! Que alegria, Aitor y señora .

lahermanapequeñaja dijo...

Bueno, pareja, ¡que estupenda noticia y que bien hecha la eco-foto-grafía!
Estas novedades dan mucha alegría por tantas cosas que a su alrededor ocurren y también, porque el hombre es pro-creador y cuando lo descubre se entusiama.
Mil besos.