martes, 24 de noviembre de 2009

UN ATEO DEFIENDE LA RELIGIÓN

En «An Atheist Defends Religion: Why Humanity is Better Off with Religión Than Without It» (Un Ateo defiende la Religión: Por qué a la Humanidad le ha ido mejor con la Religión que sin ella) (Alpha Books), Bruce Sheiman ofrece una nueva perspectiva para el enfrentamiento entre creyentes y ateos. No busca probar la existencia de Dios, sino defender la religión como institución cultural. Sheiman explica que él no es una persona de fe, pero no niega a Dios de forma ostentosa. Se describe a sí mismo como un aspirante a teísta porque "la religión proporciona una combinación de beneficios psicológicos, emocionales, morales comunes, existenciales e incluso de salud que ninguna otra institución puede reproducir". La mejor manera de dejar a un lado de modo convincente el ateísmo, explica en la introducción a su libro, no es mediante argumentos que intenten probar la existencia de Dios, sino demostrando la aportación duradera de la religión: "Las fechorías de la religión pueden dar para una provocativa historia, pero las buenas obras diarias de miles de millones de personas son la verdadera historia de la religión, que ha ido a la par del crecimiento y prosperidad de la humanidad". Está claro que la gente puede ser moral sin la religión, afirma Sheiman, pero también es evidente que la religión hace a la gente buena. De hecho, afirma, los seres humanos muestran un comportamiento ético que va más allá del poder explicativo de la cohesión del grupo. En otro capítulo del libro, Bruce cuenta cómo la religión ha estado detrás del progreso del mundo occidental en campos como la democracia y la libertad, la ciencia y la tecnología. El escritor americano también critica la lectura selectiva de la historia hecha por algunos ateos, que sólo muestran rapidez para atribuir los aspectos más negativos de la historia a la religión, mientras que rara vez reconocen la deuda de la civilización con la religión. En un momento en que muchos ateos denigran a las iglesias y a la fe como totalmente irracionales y negativas, el libro de Sheiman sirve de útil antídoto para estos superficiales e irracionales ataques.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Este verano me leí un libro interesante que va un paso más allá que este que propone:
"There is a God: how the world most notorious atheists changed his mind" de Anthony Flew.
Realmente impresionante.
JIB

Jordi dijo...

Interesante. Celebro que el ateísmo muestre de vez en cuando su cara amable y abierta. Ojalá descubramos, unos y otros, el placer de un diálogo respetuoso y abierto, y poco a poco desaparezcan el rencor y el desprecio. Saludos cordiales.