sábado, 26 de septiembre de 2009

LA CONVERSIÓN DE FABIO MCNAMARA II

Una de los caminos más habituales en internet para nuevos lectores que desembocan en este blog es un post que publicamos en septiembre del año pasado contando la historia de la conversión al catolicismo de Fabio Macnamara. Este cantante, actor y artista, íntimamente ligado a la subcultura surgida de la movida madrileña, sorprendió a propios y extraños con su radical cambio de vida y sus declaraciones sobre el catolicismo y la Vida de Fe. Sorprende todavía más después de conocer y ver alguno de sus trabajos emblemáticos de aquella década junto a Pedro Almodóvar. Fabio de Miguel asegura que Jesucristo es "el médico que te sana, el maestro que te enseña, el amigo que nunca falla… Él te saca del fango, te limpia, te cura las heridas, te colma de riquezas y te garantiza una vida a su lado para siempre". Macnamara lo ha vivido en primera persona porque "estaba alienado, bajo los efectos de un montón de sustancias. Y buscaba la felicidad donde no estaba: en la droga, en el sexo, en la fama". Asegura que ahora es una persona que va a Misa y comulga todos los días: "Si estás en Gracia de Dios, ya puede hundirse el mundo. Por eso, si peco, no pasan veinticuatro horas sin que me confiese". Lo traigo de nuevo a colación porque hace unos días, paseando de madrugada por el dial radiofónico de la Cadena COPE durante el fin de semana, escuché esta interesante entrevista a Fabio en el programa "Noche de Cometas" de Juan Orellana y Jeronimo José Martín. En ella cuenta tranquilamente su conversión, el importante papel que para ello jugó su piadosa madre y su familia y su actual dedicación a la pintura mística. Dura treinta minutos pero no tiene desperdicio. Escuchénla aquí.