jueves, 11 de junio de 2009

PEQUEÑAS IMPERFECCIONES

Bajo el lema "Think Family" el Ministerio para el Desarrollo Comunitario, Juventud y Deporte de Singapur ha puesto en marcha hace un par de años una campaña en favor de la familia y de los hijos. Con ella se pretende mostrar los enormes beneficios que tiene para la sociedad y los ciudadanos en general las familias duraderas y estables en las que prima el auténtico amor. A través de una interesante campaña publicitaria intenta que este país del sudeste asiático sea un lugar idoneo donde los niños puedan jugar y crecer, donde las parejas puedan establecer hogares y los padres disfruten de sus hijos y nietos. Los spots televisivos los ha realizado la original cineasta malasia Yasmin Ahmad y son francamente buenos. La finalidad está clara en la web del Consejo Nacional de la Familia, creado en mayo de 2006, con el objetivo de ser guía y defensor de la familia singapurense. Frente a la sospechosa neutralidad de algunos gobiernos occidentales, que fomentan con sus leyes la disolución express del vínculo matrimonial y de las familias "a capricho", otros como el de Singapur apuestan decididamente por fomentar el bien común con familias estables y unidas. Me ha gustado especialmente este anuncio en el que una viuda habla sobre su marido en el día en el que lo van a enterrar y, lejos de referirse a sus virtudes y hazañas, resalta con emoción sus "pequeñas imperfecciones". Certero torpedo audiovisual en la línea de flotación de esta perniciosa concepción que tenemos hoy en día del amor como algo exclusivamente sentimental, romántico y hollywoodiense.