viernes, 18 de julio de 2008

CHASE HILGENBRINCK: FUTBOLISTA DE DIOS

Chase Hilgenbrinck tiene 26 años y hasta la fecha era el flamante lateral y capitán del equipo norteamericano de fútbol del New England Revolution. Su corta pero exitosa carrera deportiva se fraguó al parecer durante los últimos cuatro años que estuvo jugando en equipos de primera división en Chile. Mientras crecía el entusiasmo de los aficionados en las gradas por su disciplina táctica y su amor a la camiseta, miles de fans se agolpaban a la salida de los estadios, partido tras partido, pidiéndole que dejara los campos y se hiciera actor o modelo. Nunca hasta ahora había sido noticia por motivos extrafutbolísticos: donaba premios a causas solidarias y era un chico normal al que le gustaba tocar la guitarra, leer, estar con sus amigos y dedicar tiempo a su novia. Un cáncer repentino de su padre le hizo volver a los Estados Unidos y pronto se empezó a hablar de él como una de las futuras promesas de la selección nacional de EEUU tras jugar en varios equipos. Hace unos días este joven jugador norteamericano ha anunciado que va a dar un giro radical a su prometedora carrera profesional. En agosto ingresará en el seminario para ser sacerdote católico: "Después de años de discernimiento, siento profundamente que el Señor me ha llamado para convertirme en sacerdote de la Iglesia católica. Jugar profesionalmente al fútbol ha sido mi gran pasión durante mucho tiempo y me siento bendecido por haber vivido de manera exitosa este sueño. Pero mi pasión ahora es hacer la voluntad de Dios, que es querer solamente lo que Él quiere para mí. Es cierto que extrañaré el deporte pero sé que me estoy moviendo hacia algo mucho más grande". Chase cambia de botas: las de fútbol por las del servicio a las almas.

5 comentarios:

opusprima dijo...

¡Felicidades! Qué sea consciente de que es un instrumento de Dios y que el Señor le colme de gracias.

hna josefina dijo...

Me recordó al P.Pedro Opeka, argentino, sacerdote vicentino que está en Madagaskar.
Tuvo que optar también entre el futbol y el sacerdocio:
http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-22980-2003-07-20.html

Anónimo dijo...

Alegre y penoso a la vez, por que era un gran jugador, y que ahora talvez esté a las andanzas de Dios es hermoso,pero no se puede negar que el futbol hace feliz a mucha gente, y hablamos de un país con casi 300 millones de habitantes.

jano.chepilla@hotmail.com dijo...

te felicito por tu decicion yo te conoci en Ñublense de Chillan Chile,y demostraste corazon,como cuando fuistes a donar implementos deportivos a una Escuela,cosa que yo no habia visto de un futbolista en Ñublense, jamas lo vi hasta ahora,solo te pido que dios te llene tu vida de bendiciones,desde Chillan con cariño.

Anónimo dijo...

tuve la suerte de conocerte y te felicito por la decicion que tomaste de servir a dios ,te conoci el Ñublense de Chillan -Chile y te veia con frecuencia cuando ibas a la catedral de Chillan y supe de tus aportes a los mas nesesitados como cuando donastes inplementos deportivos,con un premio que te ganastes en el estadio como mejor jugador.desde Chillan -Chile te deseo lo mejor para ti y tu familia,Atte,Alejandro Chepilla.