miércoles, 15 de abril de 2009

99 BALLOONS

El día que enterraron a Elliot se soltaron 99 globos (balloons) en homenaje a los 99 días que había tenido su corta pero fructífera existencia. En estos tiempos en los que se discute en nuestro país sobre la "utilidad" de determinadas vidas les invito a que conozcan la increíble historia de este pequeño ser humano, y la de sus padres, que, en poco tiempo, se ha convertido en una de las más vistas de la historia de internet. Matt y Ginny Mooney son un joven matrimonio de Arkansas que ha querido dar a conocer a todo el mundo el bello relato que durante 99 días escribieron junto a su pequeño hijo Elliot. Desde la semana 30 de gestación supieron que venía con problemas graves. En concreto, tenía la llamada Trisomía 18, un desorden genético por el que la mayoría de los bebés no pueden vivir más allá de unos meses. Elliot no fue una excepción a esta macabra estadística. La actitud de sus padres, por el contrario, sí. Los Mooney, lejos de deshacerse del feto condenado a morír en cualquier momento, decidieron que lo iban a colmar de amor. Que iban a compartir con él el don de la familia y de la vida el tiempo que Dios quisiera. El pequeño, con un pulmón atrofiado y el corazón roto, en justa correspondencia a ese reto, se esforzó por estar el mayor tiempo posible junto a ellos: 99 días de vida. El video relata esta epopeya maravillosa en primera persona y termina con la frase de Job que escogieron sus padres como lema: "Dios me lo dio, Dios me lo quitó. Bendito sea siempre el nombre de Dios". Está en inglés pero, con esta pequeña introducción, se puede entender. Sólo los que somos padres intuimos que, buena parte del misterio de la vida de nuestros hijos, consiste en ser permanente reto y estímulo para sacar lo mejor de nosotros mismos para dárselo a los demás. De invitarnos continua e incansablemente a amar más y mejor. Eso siempre merece la pena. Y eso siempre le hace a uno más feliz.

11 comentarios:

BARBARA dijo...

ES UN VIDEO MUY IMPACTANTE Y UN POCO DURO DE VER. ME HA GUSTADO EL CORAJE DE LOS PADRES Y LA FORMA TAN ALEGRE QUE TIENE DE CELEBRAR LA VIDA COMO DON INCLUSO EN MOMENTOS DIFÍCILES. MUCHAS GRACIAS POR TRAERLO AQUÍ. ¿PORQUÉ NO LO TRADUCE AL ESPAÑOL CON SUBTÍTULOS? ES INTERESANTE LO QUE DICE LA VOZ EN OFF EN PRIMERA PERSONA. SALUDOS DESDE ARGENTINA.

JAVEGRA dijo...

SIN PENSAR NI POR ASOMO EN ABORTAR, ME PARECE UNA ACTITUD UN POCO MASOQUISTA LA DE LOS PADRES. AUNQUE NO SE QUÉ HARÍA YO EN SU SITUACIÓN. TLA VEZ LO MEJOR SEA INTENTAR NO COGERLE CARIÑO, PERO NO SÉ.

PARA LA REFLEXIÓN

Javier dijo...

Cuando la vida humana se considera como un don o un regalo se puede afrontar con esa heroicidad una situación tan difícil: Acogiendo la vida. Por el contrario cuando tener un hijo es un derecho, capricho o posesión, una cosa así solo puede generar frustración y tristeza. Gracias a Matt y Genny por su ejemplo. No creo que sea masoquista. A mi me convence.

Julián Pérez dijo...

Me parece una pasada este video!!!!

eligelavida dijo...

Me encanta ver de nuevo este vídeo. Es emocionante por lo que significa: respeto a la vida que sufre, todo lo contrario de lo que ahora nos quieren imponer. En una sociedad utilitarista, donde el que está enfermo, no vale para nada; donde los propios padres rechazan a sus hijos “defectuosos”, a los que no cumplen sus expectativas; donde existe una falsa compasión que elimina la enfermedad, matando a quien la sufre,… este es todo un testimonio de amor a la vida y de respeto a la dignidad de todo ser humano.

Laura dijo...

Me he quedado impresionada.
Muchas gracias.

Angus dijo...

Un poco heavy mostrar esto así. Se le podía haber ahorrado mucho sufrimiento a ese pobre niño que tuvo que pasar 99 días soportando la degeneración de su propio organismo. Con tal de soportar vuestras propias creencias, sois capaces de hacer y promover esto.
Muy fuerte.

Rafael B. dijo...

El comentario de Angus era previsible. El foco está en que no ve al niño como una persona. ¿Pueden los enfermos ser felices sintiéndose amados y protegidos por su familia? No pueden protegerle del dolor y de la muerte, ¿deberían negarle el poder ser amado aunque sea brevemente?

MARISELA dijo...

Creo que es un vídeo hermoso y lleno de amor. Yo no se si hubiese encontrado el valor para rodarlo, pero creo que sí hubiese tenido valor para amar a un hijito así, tan lindo y que ha llevado a los padres la esperanza y el amor de Dios. Es cierto que es duro; pero no por ello vamos a pensar que la solución es matarle antes de nacer.
Y no es masoquismo, es amor.

ana dijo...

Sin palabras.

Poder y saber amar... es un privilegio.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Es ahí donde se aprecia el libre albedrío humano...sin presiones y aunque la ley quizás les facultaba para abortar, los Mooney decidieron que Elliot viviera el tiempo que tuviera que vivir. Libre elección.

Saludos afectuosos, de corazón.