viernes, 31 de julio de 2009

EL ABORTO Y EL RACISMO SON HERMANOS GEMELOS

Sí. Hermanos gemelos nacidos de la misma mentira. No lo digo yo. Lo afirma con contundencia la sobrina de Martin Luther King en este interesante artículo publicado en el Whashington Times del que se hace eco la siempre acertada web de Aceprensa. Una voz autorizada que asegura que estas aberraciones de nuestro tiempo son dos formas gemelas de discriminación: "El aborto cumple los objetivos que el racismo una vez soñó. Juntos están destruyendo la humanidad en general y la comunidad negra en particular". Alvelda King lo ha padecido en sus propias carnes: "Os diré que de los 50 millones de niños que desde 1973 han quitado de en medio los abortistas, dos eran míos”. Un médico logró convencerla de que no se trataba más que de una “masa informe de tejidos. En mi cabeza los veo todavía. Por eso hoy trabajo en el movimiento civil de nuestro siglo: el derecho a la vida de todos de todas las razas”. La Dra. King dirige la African American Outreach of Priests for Life y denuncia un mismo móvil para el racismo y el aborto, que afecta de manera especial a la población negra. “El aborto se ha cobrado una cuota terrorífica en la comunidad negra, matando más que el sida y el crimen juntos". Cerca de 14 millones de bebés negros han sido abortados desde 1973 mientras que las propias estadísticas de la industria del aborto revelan que las negras son en Estados Unidos 4,8 veces más susceptibles de abortar que las mujeres blancas no hispanas. Aborto y Racismo son hermanos gemelos por varios motivos: "El racismo nace de la mentira de que algunos seres humanos son menos que humanos. Es una egocéntrica mentira que corrompe nuestras mentes y nos hace creer que se puede tratar a los demás como no queremos ser tratados. Lo mismo sucede con el aborto. El Racismo oprime a sus víctimas, pero también obliga a los opresores, en sus conciencias, con más y más mentiras, hasta que se convierten en prisioneros de esas mentiras. No pueden enfrentar la verdad de la igualdad humana, ya que revela el horror de las injusticias que cometen. Mientras que las víctimas mueren físicamente, los profesionales que los ejecutan van muriendo espiritualmente. Lo mismo sucede con el aborto. Frente al razonamiento que podría justificar este hecho como un servicio a los más pobres, la activista norteamericana responde contundente: “No se sirve a los pobres quitándoles el dinero para exterminar a sus hijos”. Martin Luther King, por el contrario, sentó algunos principios que su sobrina encuentra decisivos para apoyar sus argumentos: “Los negros no ganan nada si se inclinan por vender el futuro de sus hijos por su confort y su seguridad personal e inmediata”. Pero, sobre todo, el que contiene la célebre frase escrita desde la cárcel de Birmingham: “La injusticia en cualquier parte amenaza en cualquier parte la justicia”.