lunes, 6 de julio de 2009

CRISTIANO RONALDO IN VERITATE

Ahora que nos hemos puesto a hablar del mercado futbolístico les contaré el contenido de la interesante conversación que mantuve el otro día a propósito del, a mi juicio, escandaloso fichaje de Cristiano Ronaldo por parte del Real Madrid, previo pago de 94 millones de euros, uséase, unos 15.827 millones de pesetas. Mi interlocutor era un apuesto joven, muy buena persona además de católico practicante, licenciado en Economía y Derecho Internacional por una prestigiosa universidad española, que ha trabajado un par de años en una de las mejores consultoras del mundo y actualmente está haciendo un máster en la Universidad de Harvard. Antes de partir hacia el Tercer Mundo, donde invertirá su verano echando una buena mano a las hermanas de la Madre Teresa de Calcuta, nos tomamos un amistoso café glacé en una terraza veraniega de Madrid. Aseguraba que por más vueltas que le había dado al asunto la transacción económica entre el jugador y el club le podía parecer normal y lógica ya que el jugador lo valía y además generaba el valor en marketing y publicidad. De alguna forma se apuntaba a la vieja teoría liberal de que al final es el mercado, la ley de la oferta y la demanda, el que determina de una forma absoluta e impune el precio de las cosas y la licitud de determinadas operaciones financieras. Si un señor puede ganar equis dinero en una operación, porque su valor en el mercado lo vale y lo genera, lo que sería inmoral, aseguran, es no ganarlo. Le volví a preguntar si no le parecía que desde el punto de vista de la estética, la ética y la moral, en estos tiempos de terrible crisis económica, en un mundo en el que el hambre afecta directamente a 1.100 millones de personas, en el que muchos mueren por pobreza, desigualdad, explotación y falta de recursos, nos podíamos permitir en el primer mundo la indecencia de invertir en el fútbol esa astronómica cantidad económica. No lo veía del todo claro aunque tampoco se cerraba en banda a pensarlo. Después de despedirnos y desearnos todo tipo de parabienes para el verano me quedé pensativo. Algo estamos haciendo y viviendo mal en nuestra sociedad para que ni tan siquiera detectemos un problema ético, o nos suscite algún interrogante moral, una cuestión tan susceptible de ello como ésta. Mañana 7 de julio, coincidiendo con la festividad de San Fermín, se publica en todo el mundo la tercera encíclica de Benedicto XVI titulada "Caritas in Veritate" (El Amor en la Verdad). Habrá que dedicar tiempo y esfuerzo a leerla detenidamente. Creo sinceramente que esta encíclica va a suponer un revulsivo para nuestras conciencias narcotizadas por la sociedad del bienestar y de consumo y un mayor compromiso por parte de nosotros los cristianos hacia el bien común.

2 comentarios:

Teofanes dijo...

Que pena de comentario del blog si justo debajo no estuviera el de Kaka. ¿Sabes que por Kaka han pagado 75 millones de €, solo 15 millones menos?
No creo que sea valido juzgar a uno por lo etico y al otro por lo economico. Tambien creo que las cosas no son tan radicales como lo cuentas. Tu amigo tiene su parte de razon, sin ser un "neocom". En el mundo del deporte, pero tambien en cualquier profesion hay lideres que como Ronaldo, a parte de su vida privada, cobran mucho, pero tambien crean mucha riqueza, y eso puede ser bueno. Esas cantidades de dinero redunda en beneficio de los demas. Por ejemplo, sin pensar en el juego sucio, ese dinero, genera muchos impuestos, dara trabajo a los que hacen los articulos de "merchandising", la gente que le atiende en todos sus "caprichos", las agencias de publicidad que contrataran gente, etc. Segun tu teoria, tomada de forma radical, nadie se puede permitir mas que lo justo, mientra a su lado alguien este pasando hambre. Creo que no es eso, se trata de utilizar bien lo que tenemos, unos mas , otros menos,. Eso quiza es lo que te queria decir ese joven amigo tuyo economista, pues no podia defender el liberalismo ecomomico radical, si piensa como catolico. El problema quiza este en como ve la gente la sociedad del bienestar, tan materialista, y egoista como esta que se nos viene abajo. Estoy seguro, como tu, por lo que he oido, que la nueva enciclica de Benecicto XVI, nos va a aclarar mucho estos temas, y todos descubriremos, especialmente los mas "progres", el "neocom" que todos llevamos dentro, y a todos nos pedira compartir con los demas.
Saludos y sigue asi, a pesar de tus pequeñas incoherencias de la juventud, que te supongo.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

De que la cifra del traspaso es alta, lo es...pero hay que esperar a ver cómo se reditúa ese dinero, que es lo que se espera en todo negocio, sea por 100 Euros o por 94 millones.

Las personas que sacan el argumento de la crisis económica y el hambre en el Mundo no lo hicieron cuando el mismo Madrid fichó a Zidane o cuando el ruso Abramovicz se puso a gastar como loco en el Chelsea. ¿Vamos a culpar al fútbol de todos los males del planeta? ¿Y si apuntas a Tiger Woods o Michael Schumacher para la próxima?

Benedicto XVI apunta, precisamente, a que los empresarios sean justos con el pago a sus trabajadores...y que sean honestos pagando sus tributos (no haciendo descuentos y más descuentos como proponen los Populares).

Y como señala Teofanes, casi que propones una especie de comunismo donde todos ganemos lo mismo, independiente de nuestros talentos y de nuestros esfuerzos. Saludos afectuosos, de corazón.