viernes, 25 de junio de 2010

VISITA A LAS CLARISAS DE LERMA

El director de "La última Cima", Juan Manuel Cotelo, ha estado hace unos pocos días proyectando su original película sobre la vida del joven sacerdote Pablo Domínguez en el conocido y floreciente convento de las Clarisas de Lerma, en la Aguilera (Burgos). Una comunidad religiosa que visitaba con mucha frecuencia el cura protagonista de esta exitosa película que está arrasando en taquilla en España sin más publicidad que el boca a boca. En la emocionada carta que ha escrito después Cotelo hay contínuas referencias a la juventud, belleza, alegría y santidad de estas buenas y queridas monjas. Juzguen ustedes mismos: "Cinco horas sumergido en felicidad, en alegría, en paz y en buen humor. Cinco horas para romper, en los primeros cinco minutos, cualquier prejuicio o tópico sobre las monjas. Cinco horas de ternura y de belleza, de sencillez. Cinco horas de besos, abrazos, caricias y sonrisas. No es una metáfora y, por eso, lo repito: besos, abrazos, caricias y sonrisas. Cinco horas de bromas y tomaduras de pelo. Aplausos, risas, lágrimas… canciones, bailes, oraciones. Ternura y más ternura. Ojos preciosos, sonrisas abiertas, juventud. Cuesta creer que no haya un patrón mínimo de belleza física para poder ser monja allí. ¡Son todas guapas! Son súper-guapas, una pasada… Por la mañana, hablando con una periodista, dije que “Dios no hace selección de personal, se pone al servicio de todos”. Hoy debo añadir un matiz, porque estoy convencido de que Dios sí hace selección de personal, al menos para entrar en el convento de clarisas: son todas guapas. Que vaya un director de casting de una agencia de modelos y lo compruebe. Belleza y más belleza. Tuve el privilegio de ver con ellas LA ÚLTIMA CIMA, con la banda sonora improvisada y espectacular de sus carcajadas, aplausos… y el silencio aplastante de las lágrimas. Porque querían y quieren mucho a Pablo Domínguez, su confesor, su amigo, de quien me contaron sucesos dignos de empezar la segunda parte de esta película. Me fui de Lerma con alegría y con pena: ¡cómo cuesta despedirse de ellas! Es como conectarse a la corriente durante unas horas para luego, con las pilas cargadas, sentirte capaz de enfrentarte a todo. Pablo Domínguez fue a Lerma durante cinco años, un día cada semana. Me bastaría ese dato para comprenderlo todo. Quien pasa por Lerma, se come el mundo. Si los abrazos, los besos, las canciones, los bailes… son capaces de tocarte el corazón y dejártelo como el requesón… rezar con las monjas, asistir a misa con ellas… te deja hecho papilla. Nunca en mi vida me habían invitado a postrar mi cabeza en el vientre embarazado de la Virgen María. ¡Físicamente, no como un juego de palabras hermoso! No me habían invitado nunca a depositar en las manos de la Virgen, cruzadas ante su pecho, todas mis inquietudes y deseos. Nunca hasta ayer había tocado y sentido el palpitar del corazón de la Virgen, mi mamá del cielo. Nunca, hasta ayer, había sentido el calor de su regazo. En Lerma no hay esculturas de madera o de metal. Ni monjas de cartón. En Lerma todo está vivo, todo tiene la temperatura del corazón amable de Dios. Hoy sólo puedo dar gracias a Dios, a Pablo, a Sara, a Verónica, a Esther, a Paloma, a Inés, a Ana… suma y sigue hasta 150 agradecimientos, uno por uno. Hago esfuerzos titánicos por no abrir las cajas de chocolates que me regalaron para mis hijas, a las que veré mañana. Si son tan dulces como las mujeres que lo han hecho… me dará mucha alegría y mucha pena terminar de comérmelos. ¡Quiero volver a verlas! ¡Tengo 150 hermanas nuevas en mi familia!".

2 comentarios:

MARISELA dijo...

Pues yo las vi en youtube y me quedé encantada: me dan ganas de ir corriendo para allá y convivir con ellas, después de leer lo que ha escrito este director, que se ha ganado mi corazón de cinéfila desde que vi la peli. Gracias por traerlo al blog.

Anónimo dijo...

esto lo dices porque no es tu hija una de las captadas, sino no lo dirias.creo que manipulan los sentimientos puros de las personas con buen corazon