lunes, 26 de octubre de 2009

ARI VATANEN, A FAVOR DE LA VIDA

Gracias a una de las típicas formas de informar del diario El País descubrimos que Ari Vatanen, el mítico corredor de rallies y ex campeón del mundo en esta disciplina deportiva, es un "radical al volante". Se habla de él porque se ha presentado, con poco éxito, a presidir la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). Su principal delito "radical" para el diario de PRISA es su oposición clara al aborto y a la eutanasia. Asegura en su blog personal: "¿Cómo es posible que los derechos humanos comiencen sólo después del nacimiento?. El primer derecho humano es el derecho a nacer. En la Unión Europea al mismo tiempo que señalamos con el dedo a aquellos países en los que existe la pena máxima, condenamos a muerte a millones de niños nonatos cada año". Vatanen, de 57 años, nació en el norte de Finlandia, junto a la frontera de lo que era la Unión Soviética. Corrió en rallies entre 1974 y 1998, logró 10 victorias y fue campeón mundial en 1981. De 1987 a 1991 reinó en el París-Dakar. Cuando dejó los rallies, se metió en política. En 1999 fue elegido eurodiputado del partido conservador. Sus amistades con los círculos cercanos a Nicolas Sarkozy le llevaron de nuevo, en 2004, al Parlamento Europeo. En cambio, no fue elegido para un tercer periodo. Casado y con cuatro hijos siempre ha luchado en defensa de la vida: "En Europa cada año cerca de un millón de niños se asesinan legalmente. Pero entonces, ¿qué es la solidaridad si nosotros no protegemos la semilla indefensa de una persona humana, que se chupa el pulgar en el vientre materno? Estamos construyendo el futuro de la humanidad sobre arena mojada por las lágrimas de nuestros niños no nacidos". Cuando le preguntan si no es una contradicción amar la vida y jugársela en las carreras asegura: "Tendría usted razón si pudiéramos decidir nuestro destino, pero no decidimos nada. La vida es como un rally, todos somos coches de carreras. Hay gente que va por la vida con el freno de mano puesto, otros van en tercera con un cambio de seis velocidades. Hay que vivir con intensidad". De su mujer Rita sólo habla maravillas y afirma que le ha ayudado a diferenciar entre estar enamorado y amar: "El desafío más bonito es aprender a amar, porque estar enamorado es una cosa y amar es otra. -¿Cuál es la diferencia? -Amar es comprometerse a amar toda la vida y eso conforma el marco para ser amado. La vida es una cuestión de compromiso".