viernes, 7 de agosto de 2009

SURFISTAS CRISTIANOS

Ahora que estamos en verano les presentamos esta peculiar forma de evangelizar de la que podríamos aprender, por qué no, también los católicos. Después de dejar asombrados a los bañistas con sus acrobacias acuáticas, estos peculiares surfistas regresan a la playa para hablar de Dios. Son los «surfistas por Cristo», un grupo que arrasa en toda América. Gestionan varias ONGs como «Surf Aid International » o la «Surfrider Foundation »; instalan chiringuitos en las playas para invitar a los bañistas a sus estudios de la Biblia... Los «Surfers for Christ» o «Christian surfers» son una organización protestante que cuenta con miles de seguidores en los principales paraísos del surf: Australia, Nueva Zelanda, Tahití, Japón, Sudáfrica, Alemania, Irlanda, Indonesia, Gran Bretaña, Francia, Brasil, Portugal y Estados Unidos. A España aún no han llegado, aunque muchos de sus miembros acuden cada año a los campeonatos de surf de San Sebastián. No se consideran una iglesia, sino «un grupo de surfistas comprometidos como cristianos », como se lee en la página web de «Christian surfers Ireland» y como se puede ver en este otro vídeo: "Los surfistas somos un grupo de personas a los que raramente se nos ve en el interior de un templo, y la mayor parte de las Iglesias tienen poco contacto con nosotros. Por eso tratamos de ser un puente entre las comunidades de surfistas y las diversas confesiones". Cuentan con su propia «Biblia del surfista» que posee "un formato adaptado a nuestras necesidades y que incluye una traducción moderna del Nuevo Testamento y una portada - surfera- a todo color". Su pasaje evangélico preferido es el de Mateo 14, 22: "Jesús camina sobre las aguas del lago". Pero también sienten predilección por Isaías 52, 7: "¡Oh, qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz!". Uno de sus pastores asegura: "Dios ha elegido una de las partes menos atractivas de nuestro cuerpo y las ha llamado hermosas. Nuestros pies son hermosos cuando llevan las Buenas Noticias del Señor a aquellos que no le conocen. Por eso, usemos nuestro surf para dar testimonio".