viernes, 10 de diciembre de 2010

LAS CLARISAS DE LERMA PASAN A SER EL INSTITUTO RELIGIOSO "IESU COMMUNIO"

Se venía barruntando desde hace tiempo, sin prisa pero sin pausa, en la Santa Sede. El impresionante milagro vocacional que está teniendo lugar desde hace años en los monasterios de Lerma y de La Aguilera (Burgos), gracias a la santidad y el empuje de una buena monja llamada Sor Verónica Berzosa, necesitaba de una estructura y fórmula canónica propia para no perder su esencia y frescura tras nacer en el seno de las Clarisas. Cambio de nombre y de carisma. Benedicto XVI firmó el pasado 4 de diciembre un decreto por el que se constituye un nuevo Instituto Religioso de Derecho Pontificio: Iesu Communio ("La Comunión de Jesús"). De esta manera las más de 130 religiosas, la mayoría de ellas jóvenes, guapas y con estudios universitarios, dejan la orden clarisa y pasan a vivir una espiritualidad propia dentro de la Iglesia. Se trata de una solución necesaria y que hace justicia al más importante fenómeno de vocaciones contemplativas que hay en la actualidad en el mundo. Una obra personal y concreta de Berzosa, receptora privilegiada de ese carisma y gracia de Dios, que, sin renegar por ello de haber nacido en el seno de Las Clarisas, no terminaba de encajar en su forma de ser. Así se entiende el empeño de la Fundadora Madre Abadesa en mantener a todas sus monjas juntas y unidas en Lerma y La Aguilera sin suplir vocaciones en otros conventos de la federación clarisa de Nuestra Señora de Aránzazu. Al parecer uno de los puntos fuertes de su espíritu va a ser la evangelización de los jóvenes. Desde hace tiempo todos los fines de semana este Monasterio recibe numerosos autobuses llenos de jóvenes de todas las parroquias españolas que se plantean seriamente seguir a Cristo. Y no sólo lo hacen las mujeres. Por esas 160 vocaciones femeninas hay un número parecido de hombres que han decidido ser sacerdotes o ingresar en varios conventos. Mons. Gil Hellín, arzobispo de Burgos, ha sido el encargado de confirmar este domingo la noticia a las monjas, quienes han emitido un comunicado: “Ante las peticiones de información que nos llegan, queremos confirmar que hemos recibido notificación oral de la decisión de Su Santidad Benedicto XVI de aprobar nuestra forma propia de vida y erigir nuestra comunidad como un nuevo instituto religioso femenino de derecho pontificio, denominado 'Iesu communio'. Estamos a la espera de conocer los documentos pertinentes, por lo que en este momento no nos es posible proporcionar una información más detallada". Es una buena noticia y un motivo más para rezar por ellas. ¡Laus Deo!