domingo, 15 de abril de 2012

BUBBA WATSON TRAS GANAR EL MASTERS DE AUGUSTA: "Doy las gracias a Jesucristo, mi Señor y Salvador"


Con sólo 33 años y mucha carrera por delante, Gerry Bubba Watson ya tiene un lugar en la historia del golf gracias a su victoria en el Masters de Augusta, un torneo emocionante que culminó con las lágrimas del ganador, un tipo emocional, alegre y extrovertido, conocido en este deporte por su manifiesta fe de buen cristiano evangelista. No fue excepcional, por tanto, la dedicatoria que se puede ver en este vídeo tras recibir el galardón de los premiados, la chaqueta verde. “Me gustaría primero dar gracias a Jesucristo, mi Señor y Salvador. Nunca soñé con llegar tan lejos, por eso no es un sueño hecho realidad. Es una bendición. Volver a casa junto a mi hijo será muy divertido". Bubba también señaló la coincidencia de que su espléndido triunfo coincidiera con el Domingo de Resurrección, “el día en el que resucitó Jesús”. Watson muestra su fe de forma habitual en las redes sociales que tan exitosamente sabe manejar. Así en su cuenta en Twitter, que habitualmente echa humo con sus bromas y sus vídeos como el que protagonizó junto a Ben Crane, Hunter Mahan y Rickie Fowler, agradeció el apoyo a sus seguidores compartiendo el versículo de 1ª Tesalonicenses 5:16-18: “Regocijaos siempre, orad sin cesar, dad gracias a Dios en toda circunstancia; porque esta es la voluntad de Dios para vosotros en Cristo Jesús. ¡A Dios sea la Gloria!”. En su perfil de esta red social, por ejemplo Watson hace esta original presentación de su persona: “Cristiano, marido, padre, pro-golf”. En su página web, el golfista se presenta en similares términos: “Cristiano, ama a Jesús y le encanta compartir su fe”. En una entrevista pre-torneo, Watson ha reconocido que ahora su hijo Caleb, que acaba de adoptar junto a su mujer tras varios años casados y sin descendencia, lo es todo para el matrimonio. La pareja se fundió en un emocionado abrazo en el green del hoyo 10 después de que Watson llorase como un niño durante un minuto largo junto a su caddy tras embocar el putt cortito que le daba un triunfo especial. Tiempo atrás, su vida no fue tan ordenada, dice él, hasta que su esposa y sus amigos le instaron a recuperar la seriedad y a "apartarme del mal camino". Bubba abrazó entonces la religión cristiana con fuerza, y su fe creyente le hace citar a Jesucristo con asiduidad y sin complejos. Además de padrazo, Bubba es un hombre muy sensibilizado con las causas humanitarias. La ropa que luce cuando juega tiene un fin benéfico. Watson pretende recaudar dinero para una organización de California que se ocupa de niños con defectos físicos y de ahí que la línea de golf Travis Mathew venda 100 réplicas de la ropa y el cinturón que usa. El dinero recaudado va a parar a la organización benéfica. También hace donaciones frecuentes para la investigación sobre el cáncer, enfermedad de la que murió su padre, causas militares y todo lo relacionado con los niños. "Su deseo es recaudar un millón de dólares", asegura su mánager, Jens M. Beck. Y en el PGA Tour tiene estipulado que cada vez que sobrepasa las 300 yardas en un hoyo, dona una cantidad determinada de dinero también para obras de caridad. Todo son buenas razones para alegrarse de su importante triunfo y apoyar a Bubba Watson.